¿Qué es un community manager? Esta y otras preguntas las intentaré responder en este post, el cual prometo va a ser uno de los más largos que haya escrito nunca. No voy a guardarme nada. Esto es una guía completa sobre social media management.

El gestor de comunidades online, o community manager, es hoy en día, para bien y para mal, la profesión de moda.

Para bien porque aún recuerdo de forma agridulce los años 2009 al 2011 en los que nos teníamos que recorrer Málaga y otras provincias evangelizando sobre esta nueva profesión de la que nadie tenía aún mucha idea. Fueron años en los que tenía que defender esta profesión ante personas que me decían que esto de las redes sociales era “algo pasajero” y “lleno de desempleados aburridos y niñatos en casa de papá” (sic).

Para mal porque no sólo hemos llegado a un punto donde se entiende que las redes sociales no son una moda, sino toda una tendencia, y eso ha llevado a la creencia popular, regada por la televisión, de que se trata de una profesión sin paro, lo cual ha convertido el mercado en un lugar complicado en el que prosperar. No hablo sólo de la competencia competente, sino de la caterva vendehumos dando cursos y conferencias.

El Community Management es una profesión que requiere de una titulación, de unas habilidades preadquiridas y otras desarrolladas, y de una experiencia que se consigue día tras día de trabajo. Cualquier historia que veas de “curso de fin de semana” o “aprende a ser community manager en 7 días” desconfía. Yo, como empresario, no te confiaría las redes sociales de mi empresa. Y como agencia de marketing, seguramente, no te contrataría.

En lugar de eso lee y aprende, experimenta, practica, cuando tengas algún proyecto que haya funcionado bien documéntalo y enséñalo, sigue practicando… Quizás a través de un programa de prácticas en empresa… Y si quieres apostar por la formación invierte en un Máster de Marketing Online de calidad.

Si quieres iniciarte en esta profesión, te ofrezco una guía completa con prácticamente todo lo que te puedo enseñar sobre ser community manager. Cuando te la hayas leído, sigue leyendo más. Ve a otros blogs. Lee todavía más. Sigue formándote. Y practicando.

Qué es community manager

Un community manager es un gestor de comunidades digitales. Es la persona que se encarga de crear y dinamizar una comunidad online, un conjunto de usuarios dentro de una red social, agrupados alrededor del perfil de una marca.

Es la profesión “bisagra”: debe abrirse hacia ambos lados para ser la voz de la empresa de la puerta hacia afuera, y la voz de los clientes de la puerta hacia adentro. Su misión es comunicar en ambas direcciones para que las marcas puedan socializar con las personas y viceversa.

Los mercados son conversaciones; Manifiesto cluetrain.

Un community manager no es un SEO; ni tiene por qué saber hacer Social Ads; ni es un diseñador gráfico; ni un desarrollador web, ni siquiera en wordpress… Un community manager es, repito, el gestor de una comunidad digital: la crea y la dinamiza.

Otra cosa es que luego, en pequeñas empresas, el perfil del community manager se termine permeabilizando de otras habilidades del marketing online, por necesidades de la carga de trabajo. Pero siendo puristas, el trabajo del community es estrictamente eso. De hecho, tampoco debe ser un Social Media Manager, ni un Social Media Strategist, ni un Social Media Analist. Eso son puestos de trabajo que conforman el organigrama de un departamento de marketing, de lo cual podéis leer en el blog de Vilma Nuñez.

Para entender mejor la importancia de un CM hay que contextualizarlo en su momento histórico dentro de la historia de internet.

Historia del socialmedia

Para contaros la historia de Internet me voy a remitir a tres documentos. En primer lugar, este video de YouTube que lo cuenta bastante bien.

Al final se estropea un poco con la aparición de la conspiranoia. Pero el resto del video es realmente divulgativo. Alguno de los elementos que más me llaman la atención son:

  • El primer email se envió en 1961, y todavía hoy el email marketing es una de las herramientas de marketing online más poderosas.
  • Amazon data de 1994. Ha sobrevivido a otros gigantes de Internet que han ido cayendo. De hecho, sigue en absoluto auge.
  • En 1995 nacen los blogs. Aquí es cuando internet se vuelve bidireccional, y la función del Community Manager empieza a tener sentido.
  • En 1998 nace Google. Aquí es cuando la función del SEO empieza a tener sentido.
  • En 2002 nace Friendster, considerada por muchos la primera red social. Aunque lo cierto es que quien tiene registrado ese hito (ante los tribunales) es Amazon.
  • Después llegaron Youtube, Facebook, Twitter… cada una de ellas con una curva de crecimiento superior a la anterior. De hecho, cuando pensábamos que nada podía crecer más rápido que Twitter llegó Pinterest. Y entonces llegó Google+. Y luego llegó Instagram. Y luego llegó Snapchat y no sólo pulverizó la marca anterior, sino que está provocando una nueva juventud a Instagram.

Además de este vídeo, quiero compartir también con vosotros esta infografía de la Frikipandi que me ha parecido realmente interesante por la información que segmenta:

La historia de Internet por la Frikipandi

El manifiesto Cluetrain

En 1999, cuatro tipos listos de internet (Levine, Locke, Searls y Weinberger) redactaron un manifiesto, una especie de “carta magna” de postulados sobre la web social.

Se trata de 95 tesis en las que sentar las bases de un nuevo paradigma de Internet basado en las redes de relaciones humanas interconectadas entre sí.

Me llama poderosamente la atención volver a leerme estos 95 axiomas del Internet social y comprobar cómo, 18 años después, han sido una especie de predicción del futuro.

E igualmente llamativo es que haya empresas que todavía no se hayan adherido a las tesis de este documento.

El primero de los postulados, ya lo he citado anteriormente en este artículo, es el más importante de todos: los mercados son conversaciones. Los 94 restantes son matices de éste.

Os invito a leeros el manifiesto completo. De hecho, es una lectura que deberíais repetir cada cierto tiempo. Yo os he seleccionado estos 18. Los que me parecen más significativos:

1. Los mercados son conversaciones.
2. Los mercados consisten de seres humanos, no de sectores demográficos.
9. Las conversaciones en red hacen posible el surgimiento de nuevas y poderosas formas de organización social y de intercambio de conocimientos.
10. Como resultado los mercados se vuelven más inteligentes, más informados, más organizados.
11. Las personas que participan en estos mercados interconectados han descubierto que pueden obtener mucha mejor información y soporte entre si mismos que de los vendedores.
12. El mercado en red sabe más que las empresas acerca de sus propios productos.
17. Las compañías que asumen que los mercados en linea son iguales a los mercados que ven sus anuncios por televisión, se engañan a si mismas.
21. Las empresas necesitan “alivianarse” y tomarse menos seriamente. Necesitan tener sentido del humor.
25. Las compañías necesitan bajar de su pedestal y hablarle a la gente con quien esperan establecer relaciones.
34. Para hablar en una voz humana, las empresas deben compartir las preocupaciones de sus comunidades.
35. Pero primero, deben pertenecer a una comunidad.
36. Las compañías que no pertenecen a una comunidad de diálogo, morirán.
53. Existen dos conversaciones llevándose a cabo. Una dentro de la empresa. Otra con el mercado.
72. Este nuevo mercado nos parece mucho mejor. De hecho, nosotros lo estamos creando.
73. Estás invitado, pero es nuestro mundo. Quitate los zapatos y déjalos junto a la puerta. Si quieres comerciar con nosotros, ¡baja de tu camello!
74. Somos inmunes a la publicidad. Olvídalo.
76. Tambien tenemos algunas ideas para tí: nuevas herramientas que necesitamos, algún mejor servicio. Cosas por las cuales estamos dispuestos a pagar. ¿Tienes un minuto?
95. Estamos despertando y conectándonos. Estamos observando. Pero no estamos esperando.

Marketing push – marketing pull

Otro concepto clásico del marketing que todo community manager debe tener en cuenta es la diferencia entre marketing pull y marketing push. Ahora, al marketing pull le llaman “inbound marketing”, pero yo creo, sinceramente, que se trata de lo mismo.

El marketing push es aquel que empuja al usuario desde la marca. La publicidad, por ejemplo, es marketing push. Creas un eslogan, haces un anuncio que emites por radio o televisión, y estás enviando el mensaje a los espectadores, quieran o no recibirlo.

Por contra, el marketing pull consiste en emitir información que puede ser de interés para una audiencia, esperar a que esta vaya llegando, atraída por el interés sobre dicha información, y una vez que se ha captado su atención se emite, intercalada entre la información gratuita de interés, se va colocando otro contenido más comercial.

Os va a parecer muy loco, pero no os perdáis las “estrofas” de esta canción de Alberto Pérez (1981):

Transcribo las partes más importantes:

Igual que en televisión
interrumpen la emisión
para anunciar un brebaje
o un masaje,
interrumpo mi canción
y coloco aquí un mensaje.

[…]

No habrá parecido mal
ya que no fue comercial
y es cosa que se agradece,
me parece,
en este mundo infernal
do quien no compra perece.

[…]

Raro es que la verdad
mediante publicidad
alguna vez se abra paso
por si acaso.
Ahora es la oportunidad
cuando el público hace caso.

Las 3 Ces del social media

La clave del marketing pull que hablábamos en el apartado anterior son lo que Carmen Santo denominó Las 3 C’s del Social Media Marketing. Estas Cés corresponden a los Contenidos, la Comunidad y la Conversación. Si la comunidad encuentra interesante los contenidos acudirá a la marca y entrará en la conversación.

Como véis, todo hila muy cerca del Manifiesto Cluetrain. Pero este axioma de las 3 C’s fue evolucionado por Territorio Creativo (ahora Good Rebels) a las 7 Cés del Comunity Management.

Las 7 Ces del Communtiy Management

Para hablar de las Cés del Community Management me permito compartir directamente la infografía que ellos mismos desarrollaron:

Las 7 cés del Community Management

Si entráis en su artículo veréis que ellos consideran con Contenidos y Cariño son las más importantes. Incluso bromean con que quizás Cariño sea la más importante.

Yo siempre he considerado como la más importante la Cultura 2.0. Es lo que diferencia al Community Manager vocacional del que está buscando un trabajo porque de lo suyo no le sale nada (que muchos hay en el social media).

Puedes ser bueno redactando contenidos, tener una ortografía impecable, ser educado, ser creativo, ser en general un buen trabajador… pero lo que diferencia a un community manager bueno de uno excelente es el interés por estar en continuo aprendizaje, registrándose en las herramientas y plataformas en cuanto surgen, siendo early adopter de todo…

El funnel de fidelización

Uno de mis referentes en esto del marketing online es Tristán Elósegui.  Llevo año usando este concepto en mis clases y charlas: el embudo de fidelización, una adaptación del clásico embudo del marketing aplicado a la comunicación social.

El Funnel de Conversión de Tristán Elósegui

De nuevo, os invito a que entréis en el artículo de Tristán y lo leáis entero. Yo, a modo de resumen, me quedo con la máxima de que la obligación de un Community Manager es identificar en qué momento del embudo está cada usuario y ayudarle a pasar a la siguiente fase. Cuanto más pasen, más conversiones al final del embudo.

¿Qué es una comunidad virtual?

Una Comunidad Virtual es un grupo de personas con una motivación y un objetivo comunes que se alinean alrededor de una idea, marca, plataforma… interactuando entre ellos a través de Internet.

Se pueden generar comunidades alrededor de productos (volkswagen polo, cámaras polaroid…), marcas (Apple, Dell…), personajes (Juan Luis Cano, Javier Ruibal…) o incluso facetas de la vida más etéreas (la página de Facebook “Gandalf es poderoso porque lleva una batamanta” cuenta con más de 300k seguidores en Mayo de 2017).

Objetivos de una comunidad online

He dicho en el apartado anterior que lo que une a una comunidad digital es un objetivo común, pero en realidad, cuando hablamos de comunidades online, identificamos siempre dos objetivos:

  • Objetivo común: aquel que aúna a la comunidad, por el que cada miembro decide agruparse. Suele dar nombre a la misma. Es público y se ve a simple vista.
  • Objetivo individual: no tiene por qué coincidir con el común. Es específico de cada integrante, y suele estar más escondido, sobre todo cuando no coincide.

Estos objetivos pasan por el intercambio de información, socializar, debatir, ofrecer o recibir apoyo… Para tratar de forma individual con los miembros de nuestra comunidad será preciso entender la motivación personal de cada uno, de cara a satisfacer esa motivación que le trae a nuestra comunidad.

La consecución de los objetivos de la comunidad pasa por la adquisición de un grado de compromiso por parte de cada miembro de la misma, estableciéndose entre ellos una relación muy particular y una jerarquía.

Los miembros de la comunidad se sienten parte integrante de un todo que les hace especiales, y pueden compartir su afición con más miembros, sin importar la geografía.

Este grado de compromiso quedó muy bien explicado por Jake McKee en su pirámide “90-9-1”, que nos indica que el 1% de los miembros de una comunidad tiene un perfil de creador de contenidos; el 9% son editores, realizando tareas complementarias; y el 90% restante son observadores, la audiencia que pasa por la comunidad sin dejar rastro, leyendo, viendo u oyendo el material desarrollado por ese 10% activo.

La pirámide de Nielsen según Luis Arroyo

El medio, la jerarquía, las reglas y el líder de la comunidad

Los elementos que componen una comunidad digital son el medio, la jerarquía, las reglas y el líder. Hoy en día, con las redes sociales actuales, la jerarquía y las reglas han quedado un poco en segundo plano, ganando el medio el mayor protagonismo. Vamos a verlos por separado:

El medio

Es la plataforma, el lugar donde se reúnen los miembros de la comunidad. El lugar donde acontece la conversación. Puede tratarse de una red social, un foro, un blog, una lista de correo… Puede ser un medio externo, o tenerlo en nuestro propio sitio web.

Quien domina el medio tiene el control, y por eso en el pasado las marcas han tratado de crear sus propias redes sociales bajo las que aunar a sus clientes y usuarios (como por ejemplo cocacola o bbva).

Sin embargo, el auge de medios como Facebook hace necesario, en muchos casos, migrarla fuera de tu entorno. Eso te hace perder parte del control, pero te abre la puerta a un número mayor de usuarios que ya están concentrados en dicho medio.

La jerarquía

Como en todos los estratos de la sociedad, la mejor forma de premiar el esfuerzo y motivar a los usuarios es establecer una jerarquía basada en la meritocracia.

En los foros (phpnuke, vBulletin…) había roles de usuarios que iban cambiando en función de la cantidad de mensajes que publicaban. Hoy en día quedan pocas comunidades así, como la de Taringa, los usuarios pueden votar las publicaciones que más les gustan, creando un subgrupo de usuarios más productivos o valorados. De esa forma, aquellos que van escalando en la jerarquía ven recompensado su trabajo, y los que entran nuevo aspiran a conseguir dichos puestos.

Desde nuestro punto de vista, como responsables de la comunidad, es lo que se conoce como “gestión de la vanidad”. En la pirámide de Maslow, los tres niveles superiores, los relativos al crecimiento, están relacionados con la vanidad.

Hoy en día es complicado satisfacer la vanidad de los usuarios de nuestras comunidades online en base a la jerarquía, ya que los medios actuales (Facebook, Twitter…) no contemplan esta progresión de los usuarios, sino que los democratiza. Por tanto, habrá que recurrir a otras acciones tácticas para premiar a dichos usuarios (regalos, descuentos…).

Las reglas

En los foros es habitual que siempre haya un post anclado arriba que hable de las reglas del foro. No se puede hacer spam, no se permiten faltas de ortografía, no se permite el dobleposteo, ni el offtopic…

De nuevo, con la proliferación de los medios modernos (Facebook, Twitter…) esta práctica se ha perdido. Se ha dejado en manos del usuario el respetar unas normas de conducta o reglas de “NETiqueta”, pero no se avisa de cuáles son, ni se anuncian los castigos ante las infracciones. Eso ha dejado a las marcas a merced de los trols, y gestionar las crisis online se han convertido en un trabajo de microcirugía.

Algunos medios, como Twitter, han ido generando con el tiempo unas normas de protocolo de forma espontánea. Si quieres saber más tengo un artículo que habla sobre el tema aquí.

El líder

El elemento más importante de una comunidad, sobre todo en sus compases iniciales, es la figura del líder.

Dentro de la jerarquía, en el escalón más alto, hay una persona (o varias) con un alto compromiso con nuestra marca y con la comunidad, que conoce, respeta y hace respetar las reglas, genera contenido, lo dinamiza y tira del carro de la comunidad.

Es un influenciador, el líder de nuestra comunidad.

Pero, ¡cuidado! El líder de una comunidad es un puesto móvil. El líder se quema, se cansa, deja de ser tan activo, y por tanto su figura la asume otro usuario.

Saber identificar a los líderes de la comunidad e incentivarlos es uno de los pilares de una buena estrategia de comunicación 2.0, y anticiparse al cambio del mismo para que la figura no quede “vacante”.

Y en el peor de los casos, hoy en día ha surgido una figura, la del Influencer, un personaje que puede ser comprado para que hable bien de tu marca. Es una estrategia que, bien utilizada, tiene enormes ventajas. Si quieres saber cómo integrar influencers en tu estrategia de marketing online, pincha aquí.

Funciones del community manager

Curación de contenidos

Del inglés “content curator“, se ha debatido mucho sobre si es un anglicismo mal adoptado, y la respuesta es… NO. “Curar”, en castellano, significa “preocuparse de”.

Por tanto, podemos definir una “curación de contenidos” como la acción de preocuparse por seleccionar los mejores contenidos, de entre todas las fuentes de contenidos posibles a consultar, para posteriormente compartirlos con nuestra comunidad online.

Creación de contenido

Hay que entender la creación de contenido como la elaboración de textos para un blog, pero también los textos para las publicaciones en redes sociales, ya sean largos (Facebook) o cortos (Twitter).

Pero también se incluye aquí la elaboración de fotografías, de infografías, de vídeos o incluso de audios. En definitiva, la elaboración de contenidos que luego consumirá la comunidad online.

Ojo: no digo que sea obligatorio que un community manager sepa hacer todo esto. De hecho, los contenidos más complejos, como los audiovisuales, muchas veces se subcontratan o se compran ya hechos.

Monitorización de la marca

No sólo hay que generar contenido, sino también escuchar lo que internet dice de nosotros. Un Community Manager debe tener bien configuradas herramientas de monitorización, como Hootsuite o Google Alerts, que le permita saber qué se está diciendo de su marca cada vez que se produzca dicho comentario.

Generar conversación

Y, por supuesto, la piedra angular de todo esto. Sin la conversación, todo esto estaría carente de sentido.

Canales sociales para crear una comunidad virtual

Facebook

Es la red social horizontal por excelencia. Nació como herramienta para ligar en la Universidad, y hoy en día es raro encontrar personas que no tengan perfil aquí.

Además de los perfiles personales, en Facebook podemos encontrar páginas de empresas, de marca o de comunidad. En estas páginas es donde un community manager deserrolla su labor.

Uno de los errores que comenten las empresas cuando entran en Facebook es hacerlo con un perfil personal. En este artículo te cuento por qué una empresa debe usar una página y no un perfil.

Twitter

Red de microbloging, o más bien canal de comunicación a base de mensajes cortos. Twitter es una red social que ha calado en la sociedad hasta el punto de que no hay un sólo programa de televisión que no salga a la parrilla televisiva sin su correspondiente estrategia de marketing online en la que se incluye un hashtag.

Consiste en mensajes de menos de 140 caracteres, pero de Twitter es de lo que más he escrito en mi blog, así que si quieres profundizar te ofrezco este completo manual sobre Twitter y este diccionario de Twitter para novatos.

LinkedIn

Es una red social vertical, es decir, temática. Concretamente de temática laboral. En LinkedIn no tienes una biografía, sino un curriculum. Y no tienes amigos, sino contactos profesionales.

Es un lugar genial para trabajar el networking, ya sea para encontrar empleo a través de las redes sociales o para encontrar clientes. O simplemente para conectar con personas interesantes.

También se pueden crear páginas de empresa que, al igual que las de Facebook, emitan información relevante de la empresa.

Google+

En su enésimo intento por no descolgarse de la web social, y tras el fracaso de Wave, Orkut y Buzz, Google lanzó su plataforma “plus”. Hoy en día es una red social poco activa en cuanto a usuarios. Una especie de erial rocoso y desierto por el que pasan pelusas gigantes.

No obstante, con la suficiente constancia y dedicación es posible crear comunidad para sectores concretos. Además, siendo la red social de Google y estando vinculada a Google My Business (y, por tanto, a Google Maps), su actualización frecuente potencia el SEO de la web de la marca (dicen).

Lo único cierto es que viendo lo que duraron Wave, Orkut y Buzz, y viendo lo que está durando Google+, algo deben de tener en mente los locos de Mountain View para que aún la sigan manteniendo activa y en constante evolución.

Instagram

La red social de moda. Originalmente una plataforma independiente, en 2012 fue comprada por Facebook y comenzó una de las luchas más bestias de internet. Estuvo varios con un crecimiento moderado hasta que, de repente, aparece Snapchat robando al público joven… y le plantó cara Instagram, ganando la batalla (por ahora) con las Stories, y provocando el crecimiento en número de usuarios más exponencial de la historia de internet.

Sobre Instagram, comentar que es una especie de Twitter, sin limitación de caracteres, en el que el contenido principal que se comparte es una foto. De hecho, se pueden publicar fotos sin texto, pero no texto sin foto. Para aprender más sobre cómo hacer fotografías eficaces para Instagram, consulta este artículo.

Pinterest

Una de mis favoritas, por su sencillez en el uso y lo profundo de sus contenidos. No termina de romper en España a nivel de volumen de usuarios, pero sí va bien según sectores (el de las manualidades, el arte, el diseño, las mamás, los disfraces, las recetas… va del carajo)

Su concepto principal es la de agrupar en un perfil distintos “tableros de corcho en los que pinchar, con chinchetas, fotos y vídeos”… pero en formato digital.

Una de las historias guays sobre Pinterest es que en Febrero de 2012 pasó de tener 2 millones de usuarios a 12. Y cuidado! Tiene tantos usos que puede convertirse en un agujero de tiempo.

Además, y precisamente por su sencillez, es una red social que ha inspirado a otras, que han copiado su usabilidad. Por ejemplo Brewminer. Pero incluso Google+ estrenó hace poco un rediseño que olía a Pinterest desde lejos.

Snapchat

La red social millenial por excelencia. Si te registras en Snapchat y no entiendes cómo funciona… claramente tienes más de 30 años (brominola). Lo cierto es que los jóvenes la han adoptado con una velocidad pasmosa.

Una de sus principales características es lo efímero de sus mensajes. Los privados, desaparecen nada más verlos. Las historias, duran 24 horas. Esta función la copió Instagram en dos patadas, y de hecho empezó a ganar usuarios a mansalva hasta superar a los de Snapchat. Pero es que también lo ha copiado para Facebook. Y para Whatsapp. Y para Twitter. Tanto es así que la gente se permite cachondeo con el tema.

Otro de los signos identitarios de Snapchat son los filtros con caritas, pero hasta eso también lo está copiando Instagram.

Youtube

De esta red social poco hay que añadir. No tiene rival, ya que la otra gran palaforma de vídeo es Vimeo, pero no son competencia debido al contenido y a los usuarios que la frecuentan.

Esta plataforma, repositorio habitual de vídeos pero red social en sí misma también, ha generado el fenómeno “youtuber”, una nueva profesión que consiste en que el autor del canal crea contenido audiovisual sobre su vida, quizás con alguna temática concreta, y va generando una comunidad online de usuarios que consumen dicho contenido.

Otras redes sociales

Hay más. Muchas más. Muchísimas más. Hay redes sociales sobre música. Redes sociales sobre libros. Redes sociales para diseñadores. Redes sociales para viajes. Redes sociales para ligar…

Si quieres ver un completísimo listado de redes sociales, actualizado a 2017, éste de José Facchin. Y si quieres un listado sobre las 20 RRSS más raras del mundo, éste otro de Human Level.

Herramientas para community managers

Un Community Manager necesita de ciertas herramientas básicas para trabajar. Algunas para recopilar contenido, otras para programarlo, y otras para automatizar tareas, para poder hacer más en menos tiempo. Este es un breve listado (porque si no fuera breve no tendría material para otro post :D) de algunas de las herramientas para community managers más populares del mercado.

Agregadores de enlaces

Son plataformas que te permiten guardar enlaces como favoritos, pero no archivarlo sólo en el navegador de tu ordenador, sino tenerlos en la nube para que cualquier persona que queramos pueda rescatar lo que necesite en cualquier momento y lugar.

Una versión evolucionada de esos agregadores de enlaces son los portales de enlaces, esos que se usan para agregar links con noticias de interés para que la comunidad de usuarios participe, vote y comente.

De los primeros, los más populares son Diigo y Delicious. De los segundos podéis echar un ojo a Divúlgame, Menéame o MktFan.

Lectores de feeds

Una de las herramientas de automatización básica para el día a día de un Community manager son los lectores de feeds. Sino fuera por ellos, todos los días tendríamos que entrar en todas nuestras fuentes de cotenido, una por una, buscando información relevante que compartir.

Gracias a estos programas, un community manager puede entrar en una única plataforma y tener ahí todo el contenido relevante para seleccionar y compartir en su comunidad.

Los más conocidos son Feedly, Newsblur, Flipboard y, si usáis Hootsuite, os recomiendo probar Hootsuite sindicator.

Automatizadores de tareas

Este grupo de herramienta es el que hace la vida más fácil a los community managers. Poder hacer más en menos tiempo. Poder convertir en automático tareas que, de forma manual, te lleva el doble o el triple de tiempo… eso no está pagado.

Las más conocidas del sector son IFFT y Zapier, aunque hay otras como Workato o Apiant.

Acortadores de URLs

Este tipo de herramienta cada vez tiene menos sentido, pero todavía hay quien las marca como imprescindibles, y no quiero ser yo quien os quite la ilusión.

La más popular es Bit.ly, y casi que la única que queda independiente, ya que las otras dos más populares son ow.ly y buff.ly, que son los acortadores dependientes de sus respectivas plataformas de programación de contenidos: Hootsuite y Buffer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies