Últimamente ando tan escaso de tiempo que no puedo atender a tiempo real las nuevas peticiones de follow en twitter. Eso implica acumular los emails de nuevos seguidores y procesarlos en bloque, y por tanto hay que afinar a la hora de decidir si devolver o no el follow. Lo primero que hago es mirar el nombre, muchas veces es identificativo de la temática de los tweets. Lo siguiente es leer la Bio. Parece lo más obvio, ya que si twitter te ofrece un espacio para hablar de ti, lo normal es usarlo para hablar de ti… Sin embargo, no es tan obvio para muchas personas. Las más veces está vacío. El fondo suele ser también indicativo, ya que muchos usuarios ponen su foto, o una mancheta con los datos de contacto (web, correo, teléfono…). Pero cuando todo esto falla, leer los últimos tweets publicados son el recurso de emergencia… Y ahí es donde voy con este artículo.

Hace no mucho leí a alguien decir que el éxito de twitter, en España, era doble, por la síntesis en 140 caracteres y por hacerlo sin faltas de ortografía, lo cual se cumple las más veces. Un medio tan parecido a los SMS que, sin embargo, ha conseguido no desvirtuar el idioma castellano, tan denostado hoy día por los escolares. La lacra de los mensajes de texto y el chat hace que muchas personas confundan ‘a ver’ con ‘haber’, escriban una ‘q’ en lugar de ‘que’… y, para colmo, extiendan estas prácticas a cualquier otro ámbito, tal que exámenes de clase. Yo mismo he oído preguntar a un profesor que si las faltas de ortografía quitaban puntos. Mi sorpresa fue máxima, ya que parece que se asocia ‘escribir bien’ como una materia académica, y no como una necesidad comunicativa.

En un canal como twitter no es posible perpetuar una práctica que se está volviendo de lo más común. En el esquema de comunicación clásico, emisor y receptor usan el mismo código, pero no es éste quien tiene que hacer el esfuerzo por entender, sino aquel porque se le entienda. Por tanto, cuando entro en la página de un nuevo follower y, como decía, leo sus últimos tweets como referencia de saber si me interesa o no ese usuario… la seriedad con que éstos estén redactados me supone un dato a tener en cuenta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies