El email ha muerto. ¡No, que es broma! Ya sabéis que cada dos por tres aparece alguien que mata algo. El SEO ha muerto, el community manager ha muerto, el email marketing ha muerto… A ver si hay suerte y en una de estas alguien anuncia que el modernito sensacionalista que se dedica a matar tecnologías en curso ha muerto (o por lo menos que se quede sin internet). El email lleva muriendo desde 2010, y me parece alucinante que ya hubiera personas hace 5 años matando a un social media que todavía no termina de calar en algunos sectores. Cinco años después sigo recomendando lo mismo que decía en aquel post: “Creo que una buena estrategia online debe aunarlo todo. Aprovechar las ventajas de la tecnología antigua y de la nueva”. Y eso incluye al email marketing, una de las herramientas de marketing online que nos permite comunicarnos con nuestros clientes, potenciales o actuales, nuevos o recurrentes. De hecho es una herramienta que, lejos de morir, cobra vital importancia con la aparición de smartphones y tablets, ya que cierto segmento de público (no los frikis como tu y como yo) ha pasado de mirar el correo 1 ó 2 veces por semana a tenerlo en el bolsillo a tiempo real.

En LaLuna solemos usar el email marketing con bastante frecuencia. A algunos clientes les encaja muy bien: tiendas online, organizadores de eventos… normalmente hemos trabajado con Mailchimp o Knews. La primera es la gran herramienta de email marketing, la “estandarizada” por la profesión. Sobre todo por sus opciones de integración con herramientas como wordpress (sobre todo para la recogida de leads). El gran problema de Mailchimp es que sus servidores están en Estados Unidos, y la Unión Europea anda a la gresca sacando legislaciones en contra de los servidores de fuera de la UE, por aquello de que los datos sensibles de las empresas estén en países con otra legislación a la que hay en los países propietarios de esos datos. Una historia que va para largo, y que tiene dos soluciones: tirar para adelante con la confianza ciega de que en algún momento todo se arreglará, o cambiarse a una empresa de email marketing con sus servidores en España.

Por otro lado, Knews tuvimos que usarla una vez y no la recomiendo mucho. Se trata de un plugin de wordpress que ofrece muy limitadas opciones de plantilla y configuración, que tira de los servidores de correo donde esté la web (por lo que requiere que esté en un hosting de calidad y bastante potente), y en la práctica pudimos ir comprobando que daba muchos errores en la entrega y en las estadísticas de los envíos. De repente aparecían emails del newsletter de Marzo en Junio y cosas así.

Aparte de estas dos, también tuve la oportunidad trabajar para Pixelnews hace unos años, como redactor de contenidos para su blog, lo cual me permitió conocer la plataforma por dentro. Es una herramienta de email marketing de fabricación española que se caracterizaba por haber sintetizado el 20% de herramientas de Mailchimp que realizaban el 80% de las funcionalidades.

Como veis, hay plataformas para todos los gustos. Hoy os voy a hablar de una de la que acabo de tener conocimiento, Mailrelay, la herramienta de email marketing que va a reventar el mercado del email gratis.

¿Esto a qué se debe? Al modelo freemium que tienen: hasta 3.000 suscriptores y 15.000 envíos gratis al mes. Ya con esto ganan de calle a la competencia. Pero, además, te hacen jugar con sus redes sociales: si te haces fan de su página de Facebook, de su Twitter y haces +1 en su ficha de Google+, te suben el plan gratuito a 15.000 suscriptores y 75.000 envíos al mes. Lo que viene siendo una buena campaña de fidelización en Redes Sociales. Pero ojo, si no quieres seguirlos no importa: el primer plan de pagos alcanza hasta 10.000 suscriptores y 50.000 envíos y cuesta 28€ (algo totalmente asumible).

Empecé a escribir este artículo un año antes de estas palabras. En Mayo de 2015 tuve primera noticia de esta herramienta, de hecho porque se pusieron en contacto conmigo para que les hiciera un post patrocinado; y en Mayo de 2016 volví a saber de ellos, en esta ocasión a través de Víctor Martín y su clase sobre Email Marketing que me impartió dentro del Master de Marketing Digital que estoy cursando. Su clase me sirvió para conocer un montón de funcionalidades que no manejaba, pero sobre todo para volver abrir una herramienta que, si bien me pareció buena la primera vez, pude darme cuenta del salto brutal de calidad que han dado en apenas un año. Sobre todo en cuanto a la interfaz de uso. Y por tanto en cuanto a la curva de aprendizaje para dominarla.

Además de ofrecerte la herramienta, el equipo de Mailrelay se quiere asegurar de que haces bien tus envíos. Para ello te ofrece 4 ebooks sobre la materia, incluyendo uno en el que han participado 11 expertos en email marketing. Pero no sólo eso: también te ofrecen formación audiovisual en su canal de Youtube:

Por dentro, una vez que te registras, se puede ver una interfaz algo más pobre que sus competidores, pero mucho más evolucionada que la primera vez que la vi. Aún le falta una vueltecita, o al menos a mi me lo parece desde mi óptica de diseñador (seguramente un informático me dirá que esa interfaz es estupenda mientras funcione). Es algo que me choca frente a lo cuidado del diseño en el resto de acciones de la marca (tanto la web como los propios emails que ellos mandan están muy cuidados desde el punto de vista gráfico). Pero leyendo bien dicha interfaz, lo cierto es que tiene toda la información necesaria, y accesible de una manera intuitiva: las campañas, los usuarios, los informes… y dentro de cada sección está muy bien subdividido (dentro de usuarios, por ejemplo, los usuarios activos, los inactivos, los rebotados, las bajas…).

Además, y esto creo que es bastante importante, cuenta con 64 plantillas de diferentes aspectos, responsivas, aparte de darte la posibilidad de crear la tuya propia utilizando un editor WYSIWYG muy parecido al de wordpress. Y tiene también la opción de crear campañas en testing A/B (es decir, hacer dos envíos con diferente plantilla para analizar cuál ha funcionado mejor entre tus suscriptores).

Otra de las funcionalidades que he descubierto recientemente es la estadística en tiempo real. Una vez hecho el envío puedes ver quién abre el correo, cuántas veces, desde dónde (esto es poco fiable, ya que depende de la información del router de cada usuario. Yo, por ejemplo, cuando lo abro desde la oficina me localiza en Londres, por algún extraño motivo que escapa a mis limitados conocimientos sobre telecomunicaciones). Esta función es que sea realmente útil y practica, aplicable a la operativa real de un envío de email marketing, pero tu y yo sabemos que lo que más nos gusta de esta profesión es medir los resutlados, y que siempre que hay una acción, lo que mola son las reacciones. Si eres como yo de ansioso, te encantará esta función.

Una cuestión a tener en cuenta es que esa gratuidad de la que presume Mailrelay está controlada tanto por arriba como por abajo: si haces más envíos o tienes más registros de los que te permiten gratis, te hacen pasar por los planes de pago; pero si no haces ningún envío en un periodo de 2 meses, te retiran la cuenta. Una decisión muy inteligente que seguro les llevará a no verse desbordados por usuarios que no gastan pero sí consumen (servidor).

En definitiva, Mailrelay es una herramienta de email marketing que hay que tener en consideración, estudiarla y probarla, estar pendiente de las mejoras continuas que vayan sacando, y por supuesto formarse con ellos (no os perdáis su comunicación vía email; es la caña).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies