Una de las redes sociales horizontales (generalistas) más populares es Twitter. Aquella que empezó siendo una capa social, más un medio de comunicación que una red social como tal, poco a poco ha ido haciéndose un hueco entre los usuarios.

Históricamente, Twitter comentó siendo la red social de los famosos, esa a la que debías apuntarte si querías saber lo que hacían y decían los famosos directamente ellos, sin intermediarios (prensa, managers…); después se fue convirtiendo en el lugar donde informarse de todo, ya que los periodistas vieron un enorme potencial en esta herramienta; y posteriormente se convirtió en la herramienta indispensable para comentar programas de televisión.

Twitter es, además, la red social más amenazada. A pesar de su terrible influencia en cómo nos comunicamos los seres humanos, a pesar de la importancia que políticos, empresas y ciudadanos damos a esta herramienta, Twitter como empresa no termina de ser rentable, y está continuamente amenazando con echar el cierre. Por suerte, esta sospecha siempre se queda en eso, ya lleva 11 años entre nosotros y, de hecho, como dice @CalvoConBarba, estamos volviendo a Twitter.

Para un community manager, Twitter suele ser la segunda plataforma en la que invertir tiempo, después de Facebook. De hecho, juntas cumplen con la ley Pareto del social media: el 20% de las redes sociales que ofrecen el 80% de los resultados.

Ojo, en la teoría, ya que ciertas marcas de ciertos sectores se mueven mejor en LinkedIn, en Instagram, en Pinterest o en otras. Pero, por norma general, si hay que priorizar en pocas redes sociales para un proyecto, las dos que caen seguro son Facebook y Twitter.

En este artículo vamos a intentar desentrañar todo el potencia de esta red social: utilidad, partes, vocabulario propio, normas de conducta, herramientas… un compendio de la información necesaria para comenzar a desarrollar nuestra marca en la red social del pajarillo y la ballena. Y ya si quieres saber cómo integrarla en un plan de marketing, hablamos 😉

¿Qué es Twitter?

Twitter es una compañía que nació en 2006 en California de la mano de Jack Dorsey. En sus orígenes se decía que Twitter no era una red social, sino una «capa social», es decir, una plataforma que ponía en común a personas por encima del resto de redes sociales. Conectaba con personas de los mismos gustos, con los mismos intereses, con las mismas cosas que ver y leer… sin entrar en competencia con las otras redes sociales (que sí tienden a luchar entre sí). Era donde compartir lo que vemos en otras redes sociales.

La gran característica que diferenciaba a Twitter de todas las redes sociales que conocíamos hasta el momento era que los mensajes que se publicaban en esta plataforma no podían tener una extensión mayor de 140 caracteres. Nace así lo que se conoce como «redes de microblogging», si bien el que escribe opina que es un absurdo llamar «blogging» a algo que ocupa 140 caracteres, por más micro que sea.

Otra de las características fundamentales era el hecho de que la amistad entre usuarios no existía previamente (el caso de Facebook) ni su finalidad era obtener un puesto de trabajo (el caso de Linkedin), ni que te vean los demás a ti (el caso de Youtube): la finalidad de Twitter es encontrar personas a las que leer, que te generen contenido de calidad. Por eso una de las primeras iniciativas que surgió en Twitter, y lo hizo directamente de los usuarios, fue el #FollowFriday

¿Qué es #FollowFriday?

Traducido literalmente como «Viernes de seguimiento». Yo durante una época usé el hashtag #SugieroSeguir para realizar esta misma acción. Consistía en recomendar a la gente que te leía a ti gente a la que tu lees. Era una forma de recomendar a aquellos tuiteros que realmente merecían la pena. De hecho, había hasta un ranking temático que permitía conocer a los líderes de opinión según el tema de interés, ya fueran usuarios o empresas.

Poco a poco, cuando Twitter se fue democratizando, la buena práctica del #followFriday se convitió en un vanidad que consistía en «dedicarle» un #FF a quien te caía bien. Al menos en España. Finalmente, cayó en desuso.

Elementos de Twitter.

El perfil

El perfil de Twitter es la información básica y fundamental que cada usuario aporta a la red social. Consta de las siguientes partes:

  1. Una foto de avatar (o «principal»).
  2. Una foto de cabecera.
  3. Un nombre completo.
  4. Un nombre de usuario
  5. Una bio
  6. Ubicación física
  7. Ubicación digital (web)
  8. Fecha de registro en Twitter
  9. Fecha de cumpleaños

Además de esta información, que uno puede rellenar en mayor o menor medida, según quiera, también se puede ver en el perfil cuántos tweets han sido publicados, a cuántas personas sigue, cuántas le siguen, cuántos «me gusta» ha marcado, en cuántas listas está incluído, cuántos momentos ha configurado, y un tweet fijado, que aparece arriba del perfil para que sea el primero que ve cada persona que llega a consultar tu perfil.

También se puede ver en el perfil un cajón que te sugiere otras cuentas a las que seguir, según los perfiles que ya sigues, y uno de tendencias (trending topics). Muchos de estos elementos los desarrollaremos a continuación.

El nombre. El nombre de usuario

El nombre de usuario que te pones en Twitter es una de las piezas clave en la creación de un nuevo perfil. Es la @ lo que nos hace únicos en Twitter, y por tanto aquello que debemos de pensarnos bien cuál utilizar, y a ser posible no cambiar nunca.

El nombre es menos importante. Es editable cada vez que queramos, y puede estar repetido con otros usuarios. Pero la @ es lo que nos hace únicos dentro de esta red social.

Los criterios para decidir tal o cual nombre de usuario son casi infinitos. Puedes inclinarte por usar tu nombre, tu nombre y apellido, tu segundo apellido y detrás tu nombre… o una palabra que no tenga nada que ver con todo esto.

Si quieres saber un poco más sobre branding personal, échale un vistazo a este otro artículo de mi blog.

La bio

La bio, o biografía, son unas breves líneas en la que escribir una descripcion de la cuenta en cuestión. Es interesante utilizar este apartado para incluir palabras clave por las que se quiere aparecer.

Sin embargo, contrariamente a lo que se piensa, el uso de hashtags no potencia dicho posicionamiento. Es más: favorece que el usuario que entra en tu perfil salga pinchando sobre un hashtag que haya visto en tu bio. Mi consejo es que ese hashtag no sean palabras genéricas, sino que aproveches para colocar algún hashtag corporativo propio, de forma que el usuario pueda acceder desde tu perfil a un listado de tuits de tu elección.

Por ejemplo, yo podría utilizar el hashtag #BLOGdeesbozos para tuitear los artículos de mi blog. Y luego poner en mi bio «Mis posts en #BLOGdeesbozos» para dar acceso a todos los tuits con mi contenido.

El Timeline (o inicio)

Esto es lo que se conoce como «el muro» en Facebook. Es el lugar donde caen los tuits de las cuentas que sigues. Conforme esas cuentas van pulsando al botón enviar, sus tweets aparecen en tu timeline o inicio por orden cronológico.

Esos tweets pueden ser texto, fotos, vídeos, enlaces… o un poco de todo. Incluso podéis encontrar anuncios, ya que Twitter cuenta con su propia plataforma de Social Ads como AdWords o Facebook Ads.

Con esos tweets se puede interactuar de múltiples formas: respondiendo, retuiteando (haciendo que tus seguidores lean el tweet que tu has leído), dándole a Me Gusta (para volver a verlo más tarde), compartir de forma externa (con otras aplicaciones) o añadir a un «momento»Â .

Los momentos

Impulsado por las nuevas redes sociales de moda, como Snapchat o Storify, Twitter ha incorporado recientemente el concepto de «los momentos». Consiste en una forma de aglutinar un buen puñado de tuits en un contenedor temático para poder compartirlo en bloque.

Esta función es muy interesante, por ejemplo, para narrar el transcurso de un congreso o evento cualquiera. Definiendo previamente un hashtag (de los que hablaremos más adelante) los usuarios pueden ir tuiteando sobre el evento, y la organizacion puede añadir los mejores tuits a un «Momento», para finalmente insertarlo en la web y tener un buen resumen del mismo.

«Quizás te perdiste»

Anteriormente hemos dicho que los tuits que van apareciendo en el Inicio, o timeline, lo hacen de forma cronológica. Hay una excepción a esta regla: los «quizás te perdiste». Se trata de un bloque de 3 a 5 tuits de aquellas cuentas con las que más interactúas que han sido publicados mientras no estabas conectado a Twitter.

Es una forma que tiene Twitter de fomentar la interacción: darte la oportunidad de leer lo que te has perdido. Facebook tiene un algoritmo parecido, y a Instagram le crecieron los enanos cuando anunció que también incorporaría un ordenamiento del «muro» no cronológico. Twitter ha tomado una solución intermedia entre seguir siendo cronológico y fomentar que interactuemos con lo que más interactuamos.

Los mensajes

Twitter ofrece la opción de que dos usuarios se mensajeen de forma privada. Todas las redes sociales lo hacen, y sólo Facebook y su «Facebook Messenger» parece hacerle algo de sombra a whatsapp en la encarnizada batalla de las aplicaciones de mensajería instantanea.

Originalmente los mensajes privados estaban limitados en longitud de caracteres, igual que los tuits. Poco a poco han ido enriqueciendo esta herramienta (quizás, como sugiero en el párrafo anterior, para arañarle usuarios a whatsapp y messenger) y actualmente se pueden enviar mensajes de cualquier longitud, con fotografías e incluso con gif.

Vocabulario propio

Twitter tiene la casuistica de haber creado todo un vocabulario propio que sólo conocen los tuiteros. Es necesario vencer cierta curva de aprendizaje y memorizar ciertas expresiones, mayormente siglas, para poder entender bien los tuits en su totalidad. Estas son algunas de las más populares:

  • Hashtag: es una etiqueta, y se representa con este símbolo # conocido como almohadilla. Sirve para etiquetar (taguear, en inglés) los tuits y ayudar a su agrupación, localización y consumo.
  • RT: abreviatura de ReTweet, que es cuando quieres que tus seguidores lean algo que has leído a uno de tus seguidos. Ayuda a la difusión del mensaje.
  • Block: cuando bloqueas a alguien para que no pueda leer tus tuits.
  • DM: abreviatura de Direct Message, que viene a ser un mensaje privado entre dos usuarios.
  • TT: son las siglas de Trending Topic, tema que trato en el siguiente apartado.

Si quieres conocer más vocabulario de Twitter, tengo un post que lo desarrolla.

Los Trending Topic

Normas de protocolo

Hay unas normas de conducta que hay que respetar en Twitter. En general, en cualquier entorno social. Pero en este más, ya que ha sido creado por los propios usuarios que usan la red social. Estas son algunas de esas normas no escritas:

  • Saluda al llegar y al despedirte. Así transmites la sensación de que estás leyendo, de que prestas atención.
  • Haz RT de aquello que te resulte interesante. El RT es como el aire de los neumáticos: es gratis, y hace más confortable el viaje.
  • Da las gracias cuando te hagan RT. Realmente es de agradecer que te ayuden a potenciar la visibilidad de tus contenidos.

Estas son sólo algunas de esas buenas prácticas en Twitter. Si quieres conocer más, tengo un post que lo desarrolla.

Tácticas sobre seguimiento. Las listas

A la hora de seguir a otros usuarios, conviene observar ciertas normas estratégicas o tácticas que nos permitan alcanzar nuestros objetivos, y luego la operativa diaria nos irá dirigiendo hacia los mismos.

Lo principal que tienes que saber es que la regla no escrita de Twitter es que ahí se va a leer, no a que te lean, por lo que el objetivo siempre debe ser seguir con sentido, y tener seguidores será la consecuencia de un trabajo bien hecho.

Estos son algunos consejos sobre a quién seguir en Twitter.

  • ¿Tu perfil es personal? Lo normal seguramente será seguir sólo a aquellas personas que te interese leer: famosos, expertos en las materias de tu profesión… o puede que incluso seguir también a familiares y amigos.
  • ¿Tu perfil es empresarial? Aquí lo que te aconsejo es seguir perfiles de otras empresas o instituciones que tengan puntos en común con tu empresa, para poder entablar conversación con ellos y que sus respectivas comunidades te vean y te sigan.
  • ¿Quieres quedar bien? Hay una norma no escrita que dice que devolver el seguimiento a todo aquel que te sigue es una cortesía que no hace daño a nadie y sin embargo genera buen rollo. En el caso de los perfiles de empresa es lo que te recomiendo que hagas. En el caso de los perfiles personales, queda a tu elección.

No obstante lo anterior, la táctica de devolver a todo el mundo el seguimiento no debe de ser problema para la lectura habitual de Tweets, ya que gracias a las listas podemos segmentar a nuestros seguidos por temáticas y leerlos de forma separada. Si tienes más tiempo lees el Timeline, si no, eliges una lista.

En lo que sí que me posiciono en contra es en la táctica de follow-back por fuerza bruta. Hay personas que utilizan herramientas como Audiense para localizar potenciales seguidores, seleccionarlos en bloque y esperar unos días. Entonces entran de nuevo al programa, seleccionan a todos los que no han hecho follow-back para seguidamente dejar de seguirlos y volver a seguirlos inmediatamente.

De esa forma consiguen, a base de insistir, ir ganando seguidores. Es una forma de spam. Si detectas que una cuenta te empieza a seguir repetidamente cada ciertos días, te invito a bloquearla.

Twitter Ads

Seguridad en Twitter

Como toda aplicación de internet, Twitter usa el sistema de contraseña para acceder a sus perfiles. Cada cierto tiempo (una vez al trimestre, por ejemplo) es conveniente cambiar de contraseña. Y que tenga, además, números, letras mayúsculas y minúsculas, y símbolos.

Además, hay una gran cantidad de aplicaciones que conectan con la API de Twitter para acceder a tus datos (herramientas de analítica como Semrush, de gestión de la comunidad como Audiense, de publicación de contenidos como WordPress o de automatización de tareas como IFTTT).

Esas aplicaciones, una vez que las autorizas, quedan latentes en tu cuenta. De vez en cuando conviene que hagas limpieza y revoques los permisos de las mismas, para evitar usos fraudulentos o accesos de apps no verificadas que autorizaste por error.

Y si eres Community Manager y acabas de heredar unas cuentas de un cliente que antes gestionaba otro proveedor, ten la precaución de revocar todas las aplicaciones para desconectar bien al otro proveedor de tu trabajo.

Si quieres saber más sobre cómo revocar aplicaciones en Twitter, tengo un post sobre ese tema.

Herramientas para Twitter

Twitter tiene un enorme listado de aplicaciones para mejorar las funcionalidades de ésta red social. Esta son sólo algunas de ellas:

  • Audiense.
  • Semrush.
  • ManageFlitter.
  • Periscope.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies