En un mundo ideal donde cada persona realiza su labor y los profesionales no nos canibalizamos entre nosotros, obligado por las vicisitudes del mercado, el periodista se encarga de elaborar textos para las webs y blogs, y el consultor SEO se encarga de aconsejar temáticas (atendiendo a criterios de detección de tendencias), revisar los textos antes de publicarlos (el éxito y la excelencia no se alcanzan sólo con unos trucos SEO y listo), y medir el impacto que dicho texto va alcanzando en las páginas de resultados de Google (las conocidas, en siglas, como SERP).

Desgraciadamente, en nuestro mundo moderno donde prima la rentabilidad y el tiempo, al final los SEOs terminamos escribiendo artículos, los periodistas siendo community managers y los CMs analizando evoluciones de keywords en Google Search Console. Y los diseñadores gráficos haciendo todo eso a la vez. La vida es así de complicada. Pero hay veces que los astros se alinean, y surge un proyecto en el que confluyen 6 profesionales, recibiendo cada uno de ellos su espacio. Eso implica que, de trabajar mano con mano y codo con codo, el periodista te enseña cosas a ti y tu a él (o a ella en mi caso).

Y se me ocurrió que esas cositas que le estaba enseñando yo a ella, esos trucos SEO para mejorar su trabajo de cara a Google, sumado a otros consejos que ya sabía, y con un poquito de Story Telling para hacer todo el cócktail más atractivo… daba para post del blog.

Así, gracias a la experiencia adquirida como consultor SEO, puedo matar varios pájaros de un tiro: ilustro a periodistas que quieran iniciarse en la redacción orientada a posicionamiento, y mejoro de paso la posición de mi blog para ciertas palabras clave que me interesan. Todo son ventajas 😀 ¿Vamos a ello?

Fotografía de Carlos Úbeda vía Flickr

¿Por qué consejos SEO específicamente para periodistas?

El mundo del posicionamiento es amplio como la meseta de la península ibérica. En ese mundo ideal del que hablaba antes, una consultoría SEO debería contar con 5 profesionales, ya que distinguimos las siguientes disciplinas:

  1. SEO de estructura: es la parte que decide cuál es el árbol de páginas y directorios del sitio web, cuál es el menú principal del sitio, cuál el/los menús secundarios, cómo debe ser la estructura de URLs, cómo deben estar conectadas las páginas entre sí (enlaces internos), cuál es el tesauro de categorías y etiquetas, qué keyword corresponde con qué página…
  2. SEO de código: es quien revisa que todo el código esté donde debe estar, que ni sobra ni falta ninguno, quien revisa que todas las imágenes tengan rellena su etiqueta alt, el encargado de revisar los tiempos de carga de la web y se asegura de que tanto los CSS como los JS están minificados, quien repasa que no haya enlaces rotos, ni redirecciones erróneas…
  3. SEO de servidor: si el SEO anterior analiza los tiempos de carga desde el lado de la web, este otro se encarga de hacerlo del lado del servidor. Y aquí me vais a perdonar que pase un poco de puntillas porque todavía es una materia en la que tengo lagunas.
  4. Analista web: es quien está al día de las tendencias en el buscador (Google Trends), quien está al quite de qué contenidos son los que más interesan a los lectores (Google Analytics) y quien informa de qué posiciones se están alcanzando en los contenidos publicados (SemRush, por ejemplo).
  5. SEO de contenidos: este es principalmente el área del posicionamiento web del que nos vamos a ocupar en este artículo, el que de forma natural corresponde a los periodistas. Eso no quiere decir que no puedan, o sepan, analizar una web y estar al quite de tendencias, o corregir errores de código. Faltaría más. Pero, como ya he dicho, este post responde a un mundo idílico en el que cada uno hace lo que le corresponde y le gusta (y cabe pensar que a los periodistas os gusta escribir 🙂

 

Ya, contenidos, pero… ¿por qué SEO para periodistas?

Específicamente me refiero a periodistas de prensa escrita porque enseñar SEO de contenidos, en general, a alguien sin formación, tiene un enfoque, pero en este caso se trata de aconsejar a personas acostumbradas a escribir en un medio, en un formato, sobre cómo mejorar sutilmente su redacción adaptándola a otro medio.

Todos hemos aprendido, porquenos lo enseñan en el instituto, que las noticias responden a la estructura de las cinco W: Who, What, When, Where y Why (y How), que corresponde a quién, qué, cuándo, dónde, por qué (y cómo). Esa redacción, que es perfectamente correcta para un periódico o revista, a la hora de trasladarla a un artículo divulgativo de un blog requiere de ciertos añadidos para que, aparte de ilustrar y entretener a un lector, además sea amigable para Google.

Y cuanto más guay para Google, mejor posición, más tráfico y, por tanto, más lectores (primero objetivo cumplido) y más lo que sea (más ventas, más emails de contacto… según embudo de conversión establecido, que variará en cada proyecto).

Ya está bien de preámbulos. Vamos allá:

Consejos SEO para periodistas

  1. Elige una keyword principal.

    La primera máxima que hay que observar es que Google considera cada URL como un sitio único. Conectada a otras URLs a través del dominio, sí, pero hablamos de que un documento, aunque no está aislado, sí es independiente. Eso significa que cada post debe tener una temática, una keyword principal. Si intentamos hacer que un artículo se posicione por varias temáticas, seguramente terminemos confundiendo a Google. Como dice el refranero español, “quien mucho abarca, poco aprieta“. Pero ojo: esto no quiere decir que sólo te vayas a posicionar por una keyword.

    Seguramente acabes posicionado por más palabras si trabajas bien el siguiente punto. Pero definir previamente por escrito cuál es la palabra clave por la que quieres que tu artículo aparezca en Google te va a ayudar a tener las ideas claras a la hora de redactar. Y a pensar como lo haría el usuario que hace la búsqueda.

    Entonces la pregunta es… ¿cuál palabra clave? Para responder a esta pregunta Google nos ofrece una herramienta muy interesante: el planificador de palabras clave (keyword planner) de Google AdWords. Con esta herramienta podemos saber cuántas búsquedas al mes se producen en el buscador por una cadena de búsqueda concreta.

    Así, este artículo, por ejemplo, he decidido orientarlo hacia la cadena “consejos SEO“, porque tiene 70 búsquedas al mes en google, frente a “aspectos SEO”, que apenas tiene 10. Y no lo he llamado “trucos SEO”, que tiene 90 búsquedas al mes (20 más que los conejos) porque a pesar de trabajar para Google en el fondo quiero que me lean humanos, y lo que estoy dando son consejos, no trucos (es una cuestión personal, ésta).

  2. Elige un campo semántico.

    Como digo en el punto 1, Google no sólo te va a posicionar por la palabra clave principal, sino que, si lo trabajas bien, va a extraer de tu texto otras palabras clave por las que posicionarte, lo cual va a ser un beneficio colateral. Además, ayuda a evitar una sobreoptimización del texto.

    Si escribes un artículo sobre “hoteles en málaga” y repites esa palabra clave unas 200 veces, seguramente consigas el efecto contrario al deseado: Google te penalice. Mientras que si, de forma natural, vas intercalando esa con sinónimos como “alojamiento en Málaga“, “hospedaje en la costa del sol” y cosas así, consigues no sobreoptimizar, iluminar a Google sobre otras maneras de posicionarte, y además el lector no siente que le están tratando como a un idiota.

    ¿Cuántas veces se debe repetir cada palabra? Pues dicen algunos expertos que no se debe pasar del 2% de densidad de palabra (dos veces cada keyword por cada 100 palabras del texto total). Pero creo que afinar el porcentaje de densidad de palabra es un trabajo más para el SEO de código que para el periodista. Si aplicas estos dos puntos anteriores con sentido común, tampoco creo que sea necesario andar obsesionándose con alcanzar un 2,1% o un 1,9% en cada una de las palabras.

  3. Establece una estructura.

    Esto será quizás lo que menos os sorprenda a los periodistas, ya que las noticias, los reportajes… siempre van bien estructurado (título, subtítulo, entradilla, conclusión, apartes…). En SEO no es muy diferente este aspecto. Hay que estructurar el contenido, porque si no el lector se pierde, no termina de leérselo, le da a “retroceder” al navegador y perdemos una visita antes de computar el tiempo mínimo de lectura del artículo (y aquí nos metemos un poco en el campo del analista web, sin duda el mejor aliado del redactor de contenidos).

    Una cosa que sí hay que observar es que en lenguaje web tenemos algo llamado “etiquetas H“. Son encabezados (headings), y tienen su idiosincrasia. En cada documento único de la web, o sea, en cada URL, debe haber siempre UNA, y sólo UNA, etiqueta H1. Debajo de ella puede haber varias H2, y conviene ir dejando, tanto en el H1 como en los H2, palabras clave (principal y de campo semántico) siempre sin perder de vista que lo van a leer personas.

    Utiliza estas etiquetas para segmentar los diferentes apartados de tu artículo, y trata siempre de no adelantar etiquetas, por ejemplo un H3 antes que un H1. Si pasara esto y no por culpa tuya (en cuanto a la redacción), habla con tu desarrollador web, porque es posible que el código esté defectuoso en cuanto al posicionamiento.

    ¿Hay que saber HTML para poner etiquetas de encabezado? No si usas, por ejemplo, wordpress, en cuyo cuadro de texto puedes añadir un montón de formatos de texto sin necesidad de saber código. Si tu web no está en wordpress y ahora mismo estás maldiciendo en arameo, te puedo presentar a mi fantástico equipo de astronautas para que, entre todos, te solucionemos ese problema.

    Cómo añadir etiquetas H en WordPress y otros trucos SEO para periodistas

  4. Cuida las imágenes.

    Este suele ser uno de los aspectos que más veces me encuentro descuidado, y apenas son dos los trucos SEO para imágenes que puedo denominar, aparte de que pesen poco (pero esto es como el valor en la mili: se presupone).

    En primer lugar, cuando adjuntes una imagen asegúrate de que el nombre del archivo (jpg, png o gif) contenga algunas de las palabras clave que vas a usar en el post. A fin de cuentas, la ruta de la imagen va a estar escrita en el código, que a fin de cuentas es lo que analiza el bot de Google (¿has probado a pulsar ctrl+u sobre una web cualquiera? Pues así es como te ve Google).

    El segundo truco es rellenar bien la etiqueta alt. Ésta es una etiqueta que se muestra cuando la imagen, por lo que sea, deja de verse. Pero es también el contenido que se pinea cuando alguien decide compartir esa fotografía en Pinterest. Así que cuidadito con poner en el alt cosas del estilo “zapatilla-roja-talla-42”. Aprovecha y dale literatura a esa etiqueta (oriéntala a redes). Y en cuanto al código HTML necesario para esto, me remito a mis anteriores declaraciones sobre wordpress 🙂

    Trucos SEO para periodistas @Blocdeesbozos

  5. Añade enlaces.

    Internet es un mundo conectado entre sí. ¿Hay necesidad de aislar contenido? La respuesta es NO. Las personas van y vienen: no tengas miedo de perder lectores que saltan de tu artículo a una entrada de la wikipedia. Si ves que es necesario apuntar un enlace a la Wikipedia por si el lector quiere ampliar información sobre un término concreto (como he hecho yo con las 5 W del periodismo), pues sea.

    Cuando el usuario quiera abandonar tu página lo hará, por tanto es mejor facilitarle esa salida hacia algo que le aporte valor (y a quien trasladar el porcentaje de rebote, aunque esto es un tema que abordaré en otro artículo).

    Pero también es interesante colocar enlaces internos dentro de tu web, porque, como digo, cada URL de tu sitio es un documento único para Google, y por tanto no conviene tenerlo encerrado en un tuperware. Aprovecha cada artículo para enlazar a otros de tu sitio web que quieras potenciar o que estén más ocultos dentro de tu sitio web (aquí tu mejor aliado será tu SEO de estructura). Y viceversa: acude a artículos viejos en los que puedas enlazar el nuevo, para facilitar (o acelerar) su indexación.

    Algunos expertos aconsejan poner 3 enlaces externos y 3 internos. Yo no acostumbro a hacer experimentos de este tipo, así que mi consejo es que pongas unos poquitos, bien tirados, con sentido común y, sobre todo, supeditados al texto.

    Herramientas como SemRush te avisan de cuándo hay demasiados (yo estoy ahora trabajando un proyecto que cuenta en la home con más de 150 enlaces), pero por lo general, en un post medio, raro es que necesites meter más de 15.

  6. Dale candela al contenido.

    Y aquí llega la parte más jodida. ¿Qué extensión tiene una noticia impresa? ¿Y todo un reportaje? Pues a Google le gusta eso y mucho más. Cada vez van pesando más los artículos de entre 1200 y 5000 palabras. De nuevo tengo que decir que yo no suelo hacer experimentos con el SEO, así que voy cogiendo los consejos que dan los respectivos “gurús” del posicionamiento, y la mayoría coincide en que a mayor cantidad de palabra (ojo!! de contenido interesante) mejor te ve Google, y por tanto más arriba te posiciona.

    Y podrás preguntarte que quién va a leerse un artículo tan largo. Pues, de hecho, si has llegado hasta aquí que sepas que has leído ya casi casi 2200 palabras. Señal de que te está interesando el artículo, señal de que formas parte del segmento de público que me interesa atraer a esta entrada.

    No obstante, hay trucos para no perder la atención de los lectores ante un bloque de texto de 3000 palabras. Como te decía en el punto 3, estructurar el contenido ayuda a que el usuario no se pierda. Pero además, si vas rompiendo el texto con fotografías, infografías, presentaciones de slideshare o vídeos de youtube consigues no sólo asustar menos, sino entretener más. Y además aumentas el tiempo de permanencia en página, lo cual termina repercutiendo de forma beneficiosa también en el SEO.

Un último consejo

Mi “guán mor zin” de este artículo es un consejo que más que de SEO es de productividad, aunque también te va a ayudar al posicionamiento: planifica tus contenidos. Si tienes una planificación de contenidos que vaya coordinada con el Community Manager, con el analista web, con el responsable de ventas de la empresa y con cualquier otro actor de la ecuación que deba intervenir en la consecución de los objetivos de negocio, seguramente todo el esfuerzo que se haga tendrá el doble de resultado.

La anticipación a un evento, por ejemplo, puede hacer que 3 meses antes escribas sobre una temática relacionada, para que cuando saques el post sobre el evento puedas poner un enlace en el post antiguo y el nuevo se indexe más fácil, así como derivar tráfico desde el primer artículo al segundo. Aparte, hacer las cosas con tiempo ayuda a realizar un trabajo de mejor calidad que con prisas, y a ser más feliz en tu trabajo.

[divider height=”5px”]

Si te han gustado mis consejos SEO para periodistas te invito a que lo compartas o lo comentes. Si no te han gustado, también acepto críticas. Y si hay algún punto que te gustaría que desarrollase, soy todo ojos 🙂

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies